El pretendido incremento de 2.43% a 3% al Impuesto Sobre Remuneraciones al Trabajo Personal que se pretende aprobar para el ejercicio 2020, representaría un costo adicional del orden del 23.5% en el costo de las nóminas, aseguró José Eugenio Lagarde Amaya, Presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (CANACINTRA) en Mexicali.

Lo anterior, dijo, aunado al 100% del incremento que sufrió el salario mínimo en este año, más otro 5% que subirá este mismo a partir del 2020, situación que eleva considerablemente los costos de operación de nuestras empresas y perderíamos competitividad contra otros estados, pues nos situaríamos entre las entidades con el más alto porcentaje de impuesto sobre nóminas.

Por lo anterior, loes empresarios agremiados en CANACINTRA Mexicali, manifestamos nuestro total rechazo a la intención del Gobierno del Estado para incrementar el Impuesto Estatal a la Nómina (ISTP) situación que agravará el ya de por si complicado escenario económico para las empresas en México en 2020.

De acuerdo al análisis de la Confederación de cámaras industriales (CONCAMIN), el 2019 fue un año en donde la Economía Mexicana se estancó en 0% de crecimiento y la actividad industrial decreció -1.8% y el escenario para 2020 es de una lenta recuperación cuya proyección estima un crecimiento de la actividad industrial de tan solo 0.5%

Si a todos los factores económicos antes mencionados, se le suma el nuevo impuesto a la Nómina, estaríamos en una posición muy complicada para la inversión y la generación de empleos en 2020, así como para competir con el resto del País por nuevas inversiones.

Los ingresos propios que genera el Estado, han aumentado en los últimos 6 años para pasar de 3,704 millones a más de 6,000 millones de pesos, también los ingresos de libre disposición estatal subieron de 18,683 a más de 32 mil millones, lo cual confirma que el problema financiero de Baja California no ha sido su nivel de ingresos, sino la manera en que se gastan sus recursos.

Cuando un gobierno se enfrenta a la realidad de no contar con mayores recursos para hacer frente a sus necesidades presupuestales, la primera medida que busca implementar es el incremento en los impuestos, sin embargo, la medida más razonable y de más largo plazo que no afecta a sus gobernados; es la reducción en su gasto de operación.

Por tal motivo, exhortamos al gobierno del Estado a que, antes de pensar en incrementos impositivos que solamente generarán el éxodo de las inversiones, busquen la reducción de sus gastos, que les permitan hacer más con menos, sin afectar a la sociedad que los eligió.

Share This